Lesiones asociadas al running (I): Ampollas

Comenzamos un monográfico sobre las lesiones más habituales en corredores que se ven en una consulta de podología, tanto derivadas del running como del trail. A lo largo de las semanas iremos publicando posts sobre lesiones cutáneas como son ampollas y hematomas subungueales o lesiones osteomusculares como fascitis plantar, tendinitis del tendón de aquiles, síndrome de la cintilla iliotibial y periostitis tibial, etc…
Comenzamos la serie hablando de las molestas ampollas:
 
¿Qué son las ampollas?
Las ampollas son bolsas de líquido que aparecen con frecuencia en corredores debido a una excesiva fricción de la piel entre sus diversas capas.
 
¿Por qué se producen?
Las causas más comunes son la mala elección de calzado, calcetines y en muchos casos por una mala pisada. Esto empeora en pies con excesiva sudoración, ya que se produce maceración en la piel y  esto ocasiona la aparición de las mismas con más facilidad.
 
¿Cómo prevenirlas?
Las pautas para la prevención de las ampollas serían:
  • Elegir un calzado amplio y flexible, no debe estar demasiado apretado ni demasiado suelto.
  • Uso de calcetines que no contengan costuras en zonas de roce y que sean transpirables para mantener el pie seco.
  • Hidratación de la piel. Mantener la piel hidratada favorece la resistencia de la misma ante roces excesivos.
  • Si tras realizar los pasos anteriores se siguen produciendo con frecuencia, debemos estudiar si existen asociadas alteraciones en la pisada que puedan provocar un exceso de apoyo en determinadas zonas. En este caso puede necesitarse el uso de plantillas a medida que disminuyan esas zonas de apoyo.
¿Cómo tratarlas?
Las ampollas suelen generar dolor, por lo que se debe drenar su contenido líquido para aliviarlo. Para drenarla es necesario en uso de una aguja hipodermica estéril con la que realizaremos un agujero en la superficie de la ampolla, la cual presionaremos con una gasa estéril para la extracción del contenido líquido. Es importante mantener la zona desinfectada para evitar infecciones, para ello aplicaremos un desinfectante tópico tipo betadine para que la lesión vaya secando. No debemos retirar la capa de piel de la ampolla ya que esta hace efecto de apósito natural y protege la piel.
No dudes en visitarnos en nuestra clínica del Pie Ronda de Garay en Murcia.